Conocenos


Muela Dental nació en 1993, como el sueño de un dentista recién graduado de la Facultad de Odontología de Tijuana. Nuestra primera ubicación fue en Constitución Ave. 8023 entre las calles 5 y 6 en el centro de Tijuana. Es enero de 2015 que realizamos el cambio de domicilio a Playas de Tijuana, ahora ubicado en Paseo Pedregal 2308 Sección El Dorado, ha sido una fabulosa aventura de 25 años trabajando en lo que más nos gusta: ¡HACER SONRÍSAS! Muchos pacientes que aún son fieles y otros que han estado acumulando en el tiempo vivido, pero nunca perdieron el entusiasmo de hacer lo que nos gusta, realizar tratamientos dentales, tratar de ser conservadores y abandonar la última opción, para salvar un diente. Ha sido importante crear una atmósfera de confianza en nuestros pacientes que intentan hacerlos sentir como miembros de nuestra propia familia y, por lo tanto, ofrecerles las opciones de tratamiento que elegiríamos para un miembro de nuestra casa. Más que pacientes, tratamos de hacer amigos y poder acompañarlos durante muchos años y ahora también a sus hijos. Doy gracias a Dios y a mis pacientes, por hacer cada día, mi mejor día y permitirme hacer lo que más me gusta ... practicar mi profesión como dentista.

Muela Dental was born in 1993, like a dream of a dentist recently graduated from the School of Dentistry in Tijuana. Our first location was on Constitution Ave. 8023 between 5th and 6th streets in downtown Tijuana. It is January of 2015 that we make the change of address to Playas de Tijuana, now located at Paseo Pedregal 2308 Seccion El Dorado, it has been a fabulous 25 year adventure working on what we like the most: MAKING SMILES! Many patients who are still faithful and others who have been accumulating in the time lived, but never losing the enthusiasm to do what we like, performing dental treatments, trying to be conservative and giving up the last option to save a tooth. It has been important to create an atmosphere of trust in our patients trying to make them feel like members of our own family and therefore offer them the treatment options that we would choose for a member of our house. More than patients, we try to make friends and be able to accompany them for many years and now also to their children. I give thanks to God and my patients, for doing every day, my best day and allowing me on the way to do what I like the most .... to practice my profession as a Dentist.